cuidados, limpieza y mantenimiento

ALGUNOS CONSEJOS

Evita someter a la flauta a cambios bruscos de temperatura o de humedad. Por ejemplo, al tocar en invierno y con un ambiente frío (10º/15ºC) sin calentar previamente la flauta, al viajar entre un lugar muy húmedo y uno muy seco, etc. El contraste producido por los cambios de temperatura o humedad puede provocar rajas. 

Después de tocar desmonta siempre las diferentes piezas de la flauta (cuerpo, pie, anillo, cápsula, etc.) y  límpiala bien. Dejar la flauta sin desmontar después de tocar puede provocar dilataciones y rajar o deformar las distintas piezas de la flauta ya que con la humedad, el hilo y las propias juntas puede hincharse. Por otro lado, dejar la flauta montada  puede atascar fuertemente cualquier parte hasta el punto de no poder desmontarla (más de una vez me he encontrado la fontanella o la cápusla de una bajo sin poder desmontar y tener que esperar meses hasta desaparecer totalmente la humedad y poder  desmontarlas sin forzar ni arriesgar cualquier accidente).

Limpia bien la flauta. La limpieza interior de la flauta influye enormemente en la calidad del sonido, especialmente la limpieza de los agujeros. Estos se pueden limpiar con bastoncillos de algodón (para los oídos), si fuera preciso mojados en alcohol o en el propio aceite; también se puede utilizar una lija muy fina (800/1200 mín.) enrollada en un palito y mojada en aceite puliendo los agujeros.

Con la flauta bien limpia déjala secar fuera unas horas antes de guardarla en la funda. Guardar la flauta en la funda con humedad provoca hongos y moho tanto en el windway, como en el bloque o en el taladro interno.

Si quieres ver más, en la galería de fotos de construcción hay una sabrosa selección…

Si fuera necesario pon o quita hilo para sellar bien las juntas de la flauta. Un buen sellado asegura la correcta transmisión entre el cuerpo y la cabeza lo cual influye enormemente en la calidad del sonido. Muchas veces podemos observar que la nota más grave o los agudos no acaban de funcionar normalmente y esta puede ser la causa.

Aceita regularmente la flauta. Esto es fundamental pues el aceite hace que la flauta suene realmente mejor y además el aceite protege y preserva la madera. Recomiendo aceite de Lino (linaza biológico 1ª presión en frío, aceite de Lino en herbolarios) y aceitar unas 3/4 veces por año durante los primeros años, después con una vez al año puede resultar suficiente.

Sobre el aceite:

La función principal del aceite es impermeabilizar el interior del tubo de la flauta de manera que la humedad no penetre en la madera y el aire circule por el tubo con mayor facilidad. Por otro lado, el aceite ayuda a preservar la madera, es fungicida y proporciona más densidad.

Conviene aceitar bien la flauta por dentro y por fuera al menos entre una y cuatro veces al año. Cuando es nueva necesita mucho más y pasado el tiempo, dependiendo,  con una vez al año suele ser suficiente. Después de los años llega un momento en el que la flauta ya casi no necesita aceite. Es aconsejable evitar aceitar la flauta en pleno verano pues con el calor la madera se podría rajar al recibir el aceite (ocurre cuando la madera está muy seca y con los poros muy abiertos) y además con el calor el aceite cristaliza mucho antes.

Cómo hacerlo: con un trozo de plástico alimentario o un trozo de bolsa de plástico cualquiera enrollado en un palito y  mojado en el aceite, impregna la flauta generosamente por dentro y por fuera. Con la flauta casi chorreando déjala escurrir de pié y después de un día o dos como máximo, límpiala bien con varios paños de algodón o papel de cocina. Si se dejara más tiempo, sobre todo en primavera o verano, el aceite puede cristalizar y resultará muy difícil de limpiar. Si esto llegara a ocurrir se puede limpiar con una solución de aceite muy rebajado (50%) con trementina pura.

Normalmente se recomienda no llegar al bloque, evitar el windway y el labium e impedir que estos se impregnen de aceite. Pero si ocurriera tampoco pasa nada siempre y cuando se deje secar bien. De hecho, el bloque de manera independiente se puede aceitar por entero (hasta sumergir) y una vez seco (tardará unos días en secar bien) el bloque funcionará perfectamente con enorme estabilidad y sin problemas de condensación. Comprobado y aseguro que funciona espectacularmente, aunque romper el mito siempre asusta… (truco observado y recomendado por Nikolaj Ronimus).

El labium (bisel) también puede ser aceitado pero no deberá mojarse en exceso pues al ser muy fino podría deformarse.

En general, las flautas aceitadas suenan muchísimo mejor y se suele notar la diferencia nada más aceitada.

Hay personas que reaccionan con alergia a algunos aceites (leves picores de piel). Si el aceite de linaza (biológico 1ª presión en frío, aceite de lino, en herbolarios) lo produjera se podrían usar otros tipos de aceite como el de sésamo, cacahuete, almendras dulces, oliva…

Para concluir, sobre el aceite nadie termina de ponerse de acuerdo y al final resulta muy personal. Cada constructor y cada flautista termina por hacerlo de maneras muy diferentes y con distintos aceites, barnices, etc…