modelos, maderas y concepto

 

  • Ag SAM 135
    (única pieza; 9 agujeros;  digitación histórica – digitación abierta, IX nota al aire – ; madera de arce; 466, 440 ó 415Hz)
  • Tc SAM 150 
    (única pieza;  9 agujeros; digitación histórica – digitación abierta, IX nota al aire – ; madera de arce; 466Hz)

  • Af 440Hz BRESSAN
    (madera de boj)
  • Af 415Hz BRESSAN
    (madera de boj)
  • Voice flute 415Hz BRESSAN
    (madera de boj o arce)

La flauta Alto en Sol SAM 135 está inspirada en la flauta de consort del museo de Viena (SAM 135/C146/8522) que lleva la marca de los Bassano “!!” y que responde a las digitaciones que indica Ganassi en su tratado La Fontegara.

La flauta Tenor en Do SAM 150 está basada en las flautas de consort “!!” del museo de Viena.

La flautas “Bressan”  están inspiradas en las flautas de la colección de Frans Brüggen (planos de Fred Morgan, ed. Zen-on) y en la Bressan de la Bate Collection nº 112 (ex Edgar Hunt), aunque su diseño interior es una adaptación a 440 Hz y 415 Hz (los originales están a 406 Hz aprox.).

Las maderas a elegir son arce y boj   (otras maderas son posibles bajo consulta).

El tipo de madera influye fundamentalmente en el sonido aunque también en el peso de la flauta.

El boj produce un sonido aparentemente más nasal, más limpio y “parece” proyectar más.
El arce produce un sonido aparentemente más flexible,  más “aireado” y  “parece” empastar más.
El boj es una madera mucho más pesada, más densa, menos flexible y por tanto mucho más frágil.
El arce es mucho más ligera, menos densa y más estable.

La mayoría de los originales del s. XVI, XVII y XVIII conservados son de boj,  aunque también los hay de arce, ciruelo, nogal o cerezo o marfil, entre otros. Por ejemplo, si observamos las estadísticas de las flautas originales existentes (renaissance recorder data baseAdrian Brown) podemos comprobar que de las 42 tenores conservadas 18 son de boj, 4 de arce  y el resto de otras maderas.

¿Una flauta histórica lo más práctica posible o una flauta práctica lo más histórica posible?

Quizá, el reto tanto para flautistas como para constructores resida en el equilibrio entre el concepto histórico y la práctica musical.

Para más información, cualquier duda o consulta: fernandopazflautas@gmail.com